Esto (tampoco) es un cuento de hadas

Si os fijais atentamente, generalmente la mayoría de los que seguimos una estrategia de inversión enfocada en construir unos activos que sean base para conseguir unas rentas que nos permitan vivir mejor, somos bastante optimistas. Los que escribimos en blog nos prodigamos en las bondades de la inversión y a veces nos olvidamos que también podemos pasar por tragos muy amargos como se ha quedado más que demostrado en estos días con la pérdida de todo el capital invertido en Popular (una especie de amortización de acciones sin contrapartidas). Pero tranquilos, no voy a hablar del Popular ni voy a buscar culpables ni razones; ya tendremos todos nuestra idea formada de lo que ha pasado por todo lo que hemos ido leyendo y asimilando. Y sí, aprovechando la coyuntura voy a ser un poco oportunista hablando del lado “oscuro” de la inversión. Pero creo que es necesario serlo, al menos, por una vez.

pasta

Por supuesto esto no es lo habitual; es más, es una rareza dentro de este mundillo, pero queda claro que puede pasar(nos). A todos nosotros. No somos visionarios ni conocemos el futuro así que aunque nos creamos los más listos por no haber tenido dinero invertido en el Popular (lo veía venir, eso olía muy mal, etc, etc) seguro que ha pillado a más de un inversor, incluso, de largo plazo. Es más, os voy a poner dos casos prácticos que he vivido yo en persona. Y fijaos que yo me considero una persona bastante conservadora y suelo pensar mucho mis movimientos… y aún así no estoy exento de verme alguna vez envuelto en alguno de estos “lios”

El caso DURO FELGUERA

En noviembre de 2011 y en junio de 2013 compré acciones de una empresa que tenía un presente brillante y un futuro prometedor, a unos precios del entorno de los 4,50€ por acción. Se trataba de la empresa de ingeniería “llave en mano” Duro Felguera. Además tenía unos dividendos bastante apetecibles (más de un 8% en 2012 a mis precios de compra con unos pay out del orden del 60-65% si no tengo mal mis apuntes). Durante más de tres años estuve cobrando unos bueno dividendos e incluso se llegó a revalorizar a precios cercanos a los 5€.  Sin embargo a partir de 2013 empezaron a cambiar las cosas…

En efecto, de los 113 Mn € de beneficio neto en 2012 se pasaron a los 83 Mn € en 2013 y a los 48 Mn € en 2014 a la par que, lógicamente, lo dividendos menguaban hasta ascender a los 0,19 € por acción desde los 0,42 € de 2011 y 2012. Y a finales de 2014 vendí porque no estaba a gusto en una empresa de su tamaño y con tal deterioro de números; a la larga la verdad es que viendo el panorama, acerté de lleno, aunque vendí con minusvalías a un precio de 3,36 € por acción.

MDF

 

Como podéis observar el deterioro ha sido bastante grande, dando la empresa pérdidas en los años 2015 y 2016. El último precio de MDF es de 0,52 €. Si bien la empresa no ha quebrado (y ojalá consiga volver a los números verdes pronto), estuve a punto de quedarme atrapado en una empresa que no genera valor al accionista en estos momentos. Y no fue el caso en el que vi el abismo más cerca…

El caso PESCANOVA

A mediados de 2012 después de estudiarla un poco, me decidí a entrar en la empresa Pescanova. Dentro del sector de alimentación, generalmente conservador, la entrada en dicha empresa ha sido el mayor error en el que he incurrido desde que comencé a invertir; fueron en mis inicios, pero la analicé mal y entré en una trampa que no creaba en absoluto valor sino que más bien lo destruía. Incluso me topé con una ampliación de capital. Pero no supe verlo en esos momentos. ¿Cómo se me ocurrió entrar en una empresa de pequeño tamaño que daba pérdidas?.

En esta ocasión conté con una aliado que fue Gregorio, de la web invertirenbolsa.info; comentó que no le gustaba la empresa y que, además, era bastante opaca en sus comunicaciones con los accionistas.

Cuatro meses estuve invertido en la empresa; desde agosto de 2012 hasta diciembre del mismo año, con ligeras minusvalias. Algo más de tres meses más tarde, la empresa entra en concurso de acreedores y las acciones dejan de cotizar… hasta hace unos días. El día 4 de marzo de 2013 una acción costaba 17,4€. Hoy, está cotizando a 0,335 después de un repunte de casi el 50%.

 

Reflexiones

Estas dos inversiones me hicieron abrir un poco más los ojos y me prometí a mi mismo estudiar más las entradas. En renta variable el riesgo siempre está ahí, pero tras mi experiencia he llegado a la conclusión de que, si bien no estoy en condiciones de eliminar totalmente el riesgo, al menos sí minimizarlo, utilizando el sentido común que ha derivado en, entre otras pequeña reglas, las siguientes:

* Como he comentado antes, estudiar antes los números y el sector de la empresa. No se puede entrar “a lo loco” o por simples recomendaciones de terceros; la responsabilidad siempre será solo tuya.

* Olvidarme completamente de empresas en pérdidas, sobre todo si son de pequeño tamaño.

* Admitir que, entre mis muchas debilidades, está la de comprender la dificultad de encontrar empresas de crecimiento importante sin asumir un riesgo mayor que el que me solicita mi estrategia. No quiero decir que no siga intentándolo, pero siempre con muy pequeño capital y mucho seguimiento de la empresa.

* Revisar las cuentas trimestrales, al menos a grandes rasgos. No consume mucho tiempo y los beneficios son evidentes. Al caso MDF me remito.

* Diversificar. Se que es una palabra muy manida en nuestro campo, pero es sumamente importante. No es igual que te pille un caso de los nombrados o el mismo Banco Popular con una cartera en la que represente el 3% que el 50%. La diferencia, no por obvia, es poco importante.

* Comprender que los dividendos deben ser consecuencia de una buena gestión y funcionamiento de una empresa. Es una consecuencia, un fin y no el camino. No nos dejemos cegar solamente por grandes dividendos sin saber que hay detrás.

* Darle la importancia que tiene al “moat” o ventaja competitiva que tenga una empresa. Si la empresa en la que inviertes tiene este punto a su favor, el riesgo de una quiebra o de una pérdida decisiva de valor disminuye bastante, aunque hay que ir revisándolo (que se lo pregunten a Nokia por poner un ejemplo conocido).

* Desterrar la idea de buscar un “pelotazo” en esto de la bolsa. Se puede conseguir pero lo más lógico será que pierdas tu dinero o bien que haya una merma del mismo. Aquí no estamos para apostar; para eso hay otras actividades.

Y sobre todo, seguir la lógica y el sentido común. Muchos de los inversores que entraron en el Banco Popular, sobre todo en los últimos días, seguramente estaban cegados por la avaricia. La eterna búsqueda de un rebote importante y beneficios en poco espacio de tiempo. No caigáis en ese error. Esta estrategia no lo contempla. El concepto es atractivo pero a mi no me compensa. Ni en términos de tiempo, ni monetario ni, incluiría, de salud y bienestar. No es mi guerra y si no estáis completamente preparados, tanto formativa, como mentalmente, tampoco debería ser la vuestra. Los sueños se consiguen con paso firme; para llegar a una isla paradisíaca debo coger un barco o un avión. Jamás llegaré allí cerrando los ojos estando sentado en una butaca en casa…

 

13 pensamientos en “Esto (tampoco) es un cuento de hadas

  1. Jose

    Yo lo q hago es copiar lo q decis y vuestras carteras.
    Como no se analizar es lo que hago y cojer las empresas mas grande.
    Los q practicamos el Buy&hold solemos tener las mismas empresas.
    Y de momento no me va mal.
    Saludos

    Responder
    1. ClassicCo Autor

      Muy buenas José:

      Aunque no lo creas, estás utilizando un aspecto muy importante y que ya hemos comentado: el sentido común. Si eliges empresas grandes y haces un primer escrutinio.

      Pero ojo, no solo hay que fijarse en el aspecto cualitativo (qué empresas) sino también cuantitativo (en qué porcentajes). Seguramente difieran bastante de una cartera a otra.

      Me alegro que por ahora te vaya bien. Al final se trata de eso precisamente, crear buenos activos. Y cada maestrillo tiene su librillo.

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Responder
      1. Jose

        Gracias a ti por tus entradas.
        Tengo guardado unos 50 blog de Buy &hold y es lo que hago leer y leer y algún libro.Pero analizar empresas ni idea,me aburre y no me pongo.
        Ahora quiero empezar con los fondos value ya q la bolsa está un poco cara,pero creo q tendremos q comprar al alza si queremos ir por dividendo si no ,nunca compramos.
        Saludos.

        Responder
        1. Pobre Pecador

          Bueno Jose, yo también hago lo mismo, copiarme de los demás, incluso mis primeras compras fueron recomendaciones de otros. Y no me va mal, pero me estoy comiendo Telefónica con patatas, una grande y libre…ah no, que esto suena a facha, je,je,je…Una blue chip, que va como el culo y “pierdo” el 10% de lo invertido, encima ha reducido los dividendos a la mitad…una joya , vamos.

          Eso sí no quebrará…o eso creo. Torres más grandes han caído.

          Hacemos mal Jose, tú y yo..nos copiamos de los demás porque ni sabemos ni nos interesa aprender a analizar empresas por nuestra cuenta. Nos aburre, y yo no sé tú, pero yo sigo sin ganas de aprender….pero hago mal, muy mal.

          Bueno ClassicCo, si nos copiamos de los que sabéis…pues no vamos mal del todo, ¿no?…
          así que a estudiar por nosotros, je,je,je.

          Saludos

          Responder
          1. Jose

            PP yo de momento tengo todo verde.
            Y como ahora se lleva lo value en los fondos,pues toca fondos.
            Si cae,caemos todos .
            Saludos

          2. ClassicCo Autor

            Estimados José y PP:

            Es bastante sensato tomar ideas de los demás, pero recordad que la decisión final es siempre vuestra. Así que mucho sentido común y, por lo menos, que os suene la empresa y el sector en el que trabajan.

            Un abrazo y un placer leeros por aquí.

  2. Jesús

    Esta bien sacar las ideas de negocio de los mejores, pero sin dejar de estudiar, leer, informarse, aprender, analizar… porque al final el dinero y la responsabilidad es nuestra y sobre todo teniendo cuidado de la llamada del dinero fácil, ganado en poco tiempo, lo cual nos llama a todos, porque todos llevamos algo dentro de especuladores, jugadores. A quien no le gusta ganar mucho en poco tiempo.

    Saludos

    Responder
  3. Juan

    Buenas tardes – Jose. Veo que no le fue muy bien en PESCANOVA, pero yo soy muy pegado a los valores en el sector de alimentos (aun no he comprado acciones pero estoy siguiéndolas desde el año pasado).

    Puedo decir que en Argentina por ejemplo la Soja, el trigo y otros productos cotizan bien, incluso el café es un producto muy apreciado en el mercado japonés, que pagan bien por el grano organico, es impresionate lo que los japoneses compras y seguramente otros países.

    Cito un ejemplo lógico que se me ocurre en estos momentos: Por decir si hay una colision de una guerra entre Corea del Norte y Cora del Sur… ¿No crees que los alimentos van a subir de una manera aritmética?
    Soy de los que piensan que tanto si el petróleo y el oro ya no cotizan tan bien, esa “era” que ya medio paso… la pueden cubrir perfectamente los valores de los productos alimenticios. Bueno esa es mi percepción y por lo que veo en las noticias políticas tan influyentes en estos tiempos.

    Saludos a todos desde moni

    Responder
    1. ClassicCo Autor

      Buenas tardes Juan:

      Por supuesto estoy de acuerdo con usted en el que el sector alimentación es un sector fundamental, estratégico y defensivo que le dan valor y estabilidad a nuestras carteras. En este campo llevo Ebro Foods y me gustaría añadir algo más, pero todo lo que veo está bastante caro.

      Muy buena apreciación lo de comentar el tema de la era del petróleo, el oro y las materias primas, aunque hay que tener mucho cuidado y tener en cuenta la ética cuando se especula en bienes que son de primera necesidad. Aquí habría mucho de lo que hablar.

      Muchas gracias por tu comentario, muy interesante desde luego.

      Responder
  4. mundo

    Hola, yo en mi caso te podría añadir OHL, una empresa altamente recomendada hace unos años y que ha sido mi espina clavada. Como bien dices, creo que la clave de nuestra gestión (aparte de un buen estudio fundamental) es la diversificación. En mi caso esta empresa representaba un 3% de la cartera, con lo cual no pasa de ser una bofetada en nuestro camino, pero nada más. Los que no dominamos mucho la analítica, nos conformamos con los datos principales, los consejos que vemos en los blogs y , repito, en la diversificación. De acuerdo que así se escapan también los grandes pelotazos, pero creo que nuestro camino es lento y paciente: prescindir de las grandes alegrías te evita los grandes disgustos. Además el tiempo y el interés compuesto es el que va construyendo nuestros “pelotazos”. Cabeza y paciencia.
    Y muchas gracias por la ayuda desinteresada de personas como tú que nos “educan” financieramente, ya que la economía financiera nunca apareció entre nuestras asignaturas

    Responder
    1. ClassicCo Autor

      Muchísimas gracias por tu comentario, Mundo, lleno de sensatez. Seguro que, a pesar de OHL (que creo que debe ir para arriba, aunque no la he analizado con profundidad) te va a ir muy bien en esto, estoy seguro. Y como bien apuntas, el interés compuesto es nuestra baza para superar a los que buscan el pelotazo.

      Un abrazo y gracias por tus bonitas palabras.

      Responder
  5. Skipper

    Buena entrada !

    Me quedo con el consejo de DIVERSIFICAR … estoy seguro de que a largo plazo alguna de nuestras empresas nos dará una sorpresa desagradable pero con una cartera diversificada seguro que también tendremos más de una sorpresa agradable que compense el error cometido.

    Mi mayor error por ahora es OHL donde tengo unas pérdidas latentes del 67% pero mi cartera (aun en formación) está compuesta ahora mismo por 11 empresas y solo con el acierto de Iberdrola (+99% ahora mismo) ya compenso de sobra el error de OHL.

    Saludos !

    Responder
    1. ClassicCo Autor

      Hola Skipper, un placer tenerle por aquí:

      Pues sí, es lo que tiene el largo plazo, que es mucho tiempo y algunas empresas lo harán mal y pueden darnos disgustos. Con ello contamos. A mi aún no me ha llegado, pero doy por sentado de que aparecerá mi propio “cisne negro” en forma de empresa que se “hunda” (ya has visto dos casos).

      Espero que OHL no se quede ahí y siga creciendo poco a poco pero como bien dices, mientras más diversificación, menos afección de estos riesgos de los que hablamos.

      Un saludo y gracias por exponer tu caso que, por otra parte, no es especialmente grave porque has hecho bien las cosas.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>