El año en el que (prácticamente) no invertí.

Con menos tiempo del que quisiera (“tempora tempore tempera) escribo esta entrada a modo de anotación y como formulario para seguir poniendo en orden mis sentimientos como inversor. En esta ocasión voy a volcar mis esfuerzos en describir un poco lo especial que será este ejercicio, este año que parece será de transición y, visto desde un punto de vista meramente inversor, casi perdido. Pero solo en este sentido y remarcando el “casi”.

baldosas

A veces, hablo siempre de lo que muchas veces se aprecia desde fuera, los inversores en bolsa parece que estamos hecho de una pasta especial. Comentando el otro día con un amigo, parece como si en materia económica esto de invertir hubiese ayudado a deshumanizarnos un poco y alejarnos de la real. Y a fe que eso no es así y este año está sirviendo para desdibujar esa falsa impresión.

Desde ya finales de 2015 he notado en mi entorno una ralentización de la economía, un periodo de pausa que veo todos los días, aunque, a Dios gracias no me ha tocado en lo personal. Por mi trabajo tengo trato con proveedores de diversos puntos de España y casi todos coinciden que no se aprecia alegría en los negocios. Se puede especular sobre a qué puede ser debido (incertidumbre política, estancamiento económico en la zona euro, afección de la crisis del petróleo y de la desaceleración china,…). Pero lo realmente importante es cómo nos afecta a nosotros y a los que nos rodean. Y confieso que soy humano y estoy sintiendo bastante respeto por la situación.

Llevo unos meses embargado por un pequeño toque de pesimismo que ha hecho que reconsidere un poco mi situación económica y que ha propiciado que de un pasito, o más bien, que lo acelere en un sentido bien definido: el de maximizar la reducción de deudas en lo que esté en mi mano. Y en esas nos encontramos en el presente y en el futuro inmediato.

En los últimos tiempos, aunque he reducido deudas, la necesidad de compra de un coche nuevo que prácticamente utilizo para ir y volver del trabajo (que tiene narices, pero no me queda más remedio), unido a la pequeña parte de la hipoteca que me queda y a la compra de la parcela de la que comenté ya hace un tiempo hace que, si bien el montante final no es para nada desorbitado, haya dado el paso comentado más arriba. Soy plenamente consciente de que la deuda está relativamente controlada, pero entra un factor que es el que más pesa en esta decisión y que enlaza con la temática del blog en cierta forma: a día de hoy más del 85% de mis ingresos dependen de mi trabajo. Y cuando el entorno se vuelve grisáceo esto pesa bastante.

El aporte a la reducción de deuda, que ha sido bastante importante en esta primera parte del año, lleva inexorablemente a una reducción drástica de los fondos disponibles para inversión en renta variable. Los recursos son limitados y, siendo responsables y consecuentes con nosotros mismos, creo que la decisión va en el buen sentido. Ello no quiere decir que limito mi inversión a 0; seguiré reinvirtiendo los dividendos y una parte, pequeña pero anímicamente importante de mis ahorros los destinaré a tal fin. Pero sin duda la evolución de mi cartera sufrirá un frenazo importante, muy posiblemente dentro de los 2-3 años venideros. En mi próximo hilo que versará sobre el primer trimestre de 2016 de mi economía familiar se va a reflejar perfectamente.

 

Soy una persona muy optimista, pero es cierto que en esta ocasión el entorno y la situación actual me lleva a ser más precavido si cabe. Por supuesto que no hay que confundir esto con miedo, uno de los sentimientos más perjudiciales para el desarrollo de la persona, un lastre que hay que desterrar en cuanto un atisbo del mismo asome por nuestros pensamientos. Lo mismo que hay que desterrar la euforia desatada sin un sólido fundamento detrás. Pienso que hay que ser realista y adaptarse a las necesidades del momento. Y no hablo solo de necesidades materiales, sino mentales y sentimentales.

Toca seguir luchando por nuestros sueños, aunque haya que tomar un camino algo más largo. Pero . Y os aseguro que también por este camino tendréis unas vistas maravillosas. Que se lo pregunten a Dorothy y os contará una aventura maravillosa al respecto…

15 pensamientos en “El año en el que (prácticamente) no invertí.

  1. bolsatiemporeal.com

    Hola,

    No contemples la situación actual con pesimismo sino con realismo. Ya sabías que el camino era largo, y aunque lo idea es que no hubiera obstáculos por el camino, eso era poco probable.

    Yo creo que no es más que una pequeña piedra en el camino, si no te paras, quedará atrás. El mayor problema es que tú mismo lo consideres más grande de lo que es. Y si te paras, entonces sí que sería un problema.

    Como diría Rajoy, ¡Sé fuerte!

    Saludos.

    Responder
    1. ClassicCo Autor

      Buenos días Bolsaentiemporeal:

      Tienes razón, y aunque a lo mejor se malinterpreta el tono de la entrada como pesimista, no lo es en absoluto. Simplemente hay que adaptarse a los nuevos tiempos y ahora creo que toca ser más precavido, por lo que quiero aumentar mis reservas y disminuir la deuda.

      Ya he pasado el punto en el que la suma entre mi liquidez e inversiones supera mis deudas y eso da cierta tranquilidad, pero sigue sin ser suficiente para alguien con perfil “moderado” como yo.

      De todas formas entre los dividendos de Ence, TEF y ENG, además de otros, me darán para julio para un par de inversiones, por lo que se que la frenada no será en seco.

      Muchas gracias por el comentario y un gran saludo.

      Responder
  2. Skipper

    Hola ClassicCo !

    Tu decisión me parece muy razonable y no veo motivo para desmoralizarse… para mí el problema importante sería que tus ingresos cayesen en picado y no pudieses ni invertir ni reducir deuda.

    Si el objetivo es llegar algún día a la IF, veo tan importante aumentar nuestra cartera para que genere rentas como el reducir nuestras deudas para que así necesitemos menos rentas para alcanzarla.

    En el momento en el que te encuentras consideras que lo más adecuado es centrarte en la deuda, pues adelante ! … sin duda te acercarás cada vez más a la IF y ten en cuenta que cuando no haya deuda o sea ridícula podrás aumentar a un ritmo altísimo tu inversión en bolsa.

    En mi caso, sabes que ahora mismo estoy centrado casi al 100% en crear cartera y no amortizo hipoteca pero, si te acuerdas, en 2012 y 2013 hice exactamente lo que estás haciendo tú ahora para quitarme de encima un crédito personal que me estaba ahogando a intereses y psicológicamente. El placer que se siente al librarse de una deuda no se puede describir con palabras.

    Un abrazo y a cargarse esa deuda !!! 🙂

    Responder
    1. ClassicCo Autor

      Hola Skipper, me alegra mucho leerte.

      En efecto, recuerdo perfectamente que tu estuviste en esta fase hace no mucho así que se que me entiendes perfectamente. Como le he comentado al amigo Bolsatiemporeal, tampoco estoy excesivamente preocupado y seguiré reinvirtiendo los dividendos más algún ahorrillo adicional.

      Eso sí, si todo sigue su ritmo en dos-tres años debería tener deuda 0… ¡parecerá mentira!. Entonces sí que el proyecto seguiría, no ya por carretera autonómica como estos años, sino por autopista.

      Un abrazo y a exprimir la deuda!

      Responder
    1. ClassicCo Autor

      Buenos días Kaiku y muchas gracias por tu comentario. Pero ojo, la entrada tiene su razón de ser y no vale para todos por igual. Solamente hay que saber adaptarse al entorno, compuesto tanto por el puramente económico como por el personal e incluso sentimental.

      Hay que estar cómodo con lo que se hace y ser consecuente con el momento en el que vives.

      Un abrazo.

      Responder
  3. Bético

    Hola.

    Pues nosotros dependemos en un 90 % de los ingresos por trabajo.

    Eso sí, no tenemos deudas, la casa pagada, los coches tienen 8 y 6 años y 100.000 € en el banco que mi mujer no quiere meter en bolsa (en bolsa sólo tenemos 50.000 €).

    Somos ambos funcionarios, lo cual nos hace estar tranquilos ya que en este país donde todos los dirigentes (o la inmensa mayoria, salvo Guindos y 2 o 3 más) dependen de lo público, veo que tenemos asegurados nuestros ingresos.

    Por cierto, ¿quién es Dorothy?, jeje.

    Saludos.

    Responder
    1. ClassicCo Autor

      Buenos días Bético (por cierto, aunque sevillista, me alegro de veras de que ya estáis salvados y podamos compartir división el próximo año).

      Tu situación es bastante buena, enhorabuena por ello porque es todo el fruto de tu trabajo y de tu previsión (cuando digo “tu” me refiero a la pareja, logicamente). Sin deuda y con un buen colchón de respaldo puedes llevar tus proyectos muy lejos y espero que nos los vayas contando si te apetece, seguro que es motivador.

      Si tu mujer no quiere meter parte de ese colchón en bolsa, me parece correcto y veo bien que no fuerces las cosas. La cartera seguirá creciendo de todas formas y tendreis una tranquilidad añadida por ese colchón.

      Por cierto, Dorothy es la protagonista de “El mago de Oz”. Para llegar a su destino y cumplir su objetivo tiene que llegar a “Ciudad Esmeralda”. Para ello debe andar sobre unos adoquines amarillos que son el camino seguro para llegar; cambia esos adoquines amarillos por nuestra sensatez y sentido común y Ciudad Esmeralda por la Independencia Financiera y verás cierta analogía.

      Un saludo y que se vea un buen derbi este fin de semana 😉

      Responder
      1. Bético

        Gracias por la aclaración de Dorothy.

        Y que se vea un buen derbi (y que lo ganemos, jajaja).

        Si tu forma de ser te impide tener deudas, mejor que te las quites de enmedio. Nosotros hemos tenido una hipoteca del 200 al 2015, durante 15 años, pero también convenía a efectos fiscales.

        Hoy en día no nos interesa tener ni segunda vivienda.

        Un saludo y ánimo.

        Responder
  4. Marrec

    Un saludo. Acabo de dar un repaso a tu blog y te agradezco su existencia.
    Yo hace bastante años que invierto, pero dedicándole poco tiempo y conocimientos. El mes pasado decidí ponerle remedio y abrazarme a la filosofía buy&holder para formarme y construir una cartera con un poco de cordura.
    De momento tengo 35 valores distribuidos un 35% España, 10% resto Euro, 15% RU, 30% USA y 10% Canadá.

    Tu último post es un pelín triste pero realista. Este camino es largo y casi todos tenemos que pasar por momentos de dificultades, dudas y pruebas de voluntad.

    Te iré siguiendo en tu blog e intentar aportar alguna cosilla que pueda, todo lo que puedo en mi condición de novatillo del tema. Un abrazo.

    Responder
    1. ClassicCo Autor

      Muy buenas y muchas gracias Marrec:

      Sin tener muchos datos veo una cartera bastante voluminosa en cuanto a número de empresas. ¿No te cuesta un poco seguirlas todas?. Pero, insisto, sin conocerla me parece muy bien la diversificación de la misma (¡incluso Canadá!).

      En cuanto a la formación, no dejes de hacerlo nunca. Actualiza tus conocimientos y sigue tus empresas, aunque sea de forma “superficial” ya que es tu dinero y hay que cuidarlo.

      Un saludo y gracias por tus palabras.

      Responder
  5. mercado de divisas

    El saber de tu experiencia nos hace pensar varias cosas en cuanto a nuestras finanzas. Siempre es bueno tener un plan B y hay casos en que si esto no funciona tratar de llevar nuestras cuentas debidamente manejadas para tener poco margen de error en lo posible. La distribución de valores que has comprado, te da una buena variante por lo visto.

    Responder
    1. ClassicCo Autor

      Buenos días Mercado de Divisas:

      Más que plan B yo lo considero flexibilidad en tu estrategia de forma que te puedas amoldar a los tiempos cambiantes (y hoy en día más que nunca) en los que estamos inmersos. Por eso es muy importante llevar un buen control de la economía doméstica e intentar analizar las debilidades y fortalezas que debes pulir/potenciar en su caso.

      Saludos y muchas gracias por tu comentario.

      Responder
  6. Monri

    Me parece correcta tu decisión: la situación es complicada y vivirás mucho más tranquilo eliminando la deuda, porque en unos tiempos tan inciertos, en cualquier momento pueden cambiar las cosas para mal. Mira yo… a pesar de toda mi formación y experiencia, llevo más de un año buscando trabajo, muy a mi pesar. Por supuesto que también he frenado en seco mi inversión… Ahora los dividendos suponen el 95% de mis ingresos; y me he visto forzado a vivir con la familia para recortar gastos. Al menos no tengo que vender… algo es algo dentro de lo que toca.

    Saludos

    Responder
    1. ClassicCo Autor

      Buenas Monri:

      Esperemos que tu situación cambien pronto (casi lo tienes en el bolsillo) porque tu situación es muy atípica y en cierta forma muy injusta.

      Pero es realmente importante que a pesar de ello no te has visto forzado a vender activos y eso habla muy bien de como estás haciendo las cosas. Llegarán sin duda tiempos mejores para todos, pero siempre que nos se den pasos atrás es un triunfo.

      Un abrazo y mucha suerte amigo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.